Los niños, al nacer, tienen movimientos involuntarios e inconscientes que, a medida de su crecimiento, se desarrollan hasta volverse movimientos intencionados. En un principio son con poca coordinación y es aquí en donde entra el desarrollo de la psicomotricidad gruesa y fina. En pocas palabras, ...